Crisis
Crisis

Crisis

En este nuevo recorrido de formación para convertirme en Coach Ontológico, uno de mis aprendizajes más recientes me permitió profundizar el concepto del lenguaje. ¿Qué es el lenguaje? ¿Cómo nos define el lenguaje?

Me pareció fascinante comprender que de hecho éste nos define. ¿Acaso el lenguaje define nuestros pensamientos o son nuestros pensamientos los que definen nuestro lenguaje? ¡Interesante!  De la misma manera como el cerebro genera un hábito con las múltiples acciones que realizamos en el día a día, lo mismo hace con nuestros pensamientos.  Entonces, si nuestro lenguaje genera pensamientos o nuestros pensamientos generan lenguaje, ¿de qué depende que podamos habituar al cerebro a pensar de una manera u otra? 

Mientras más aprendizajes adquirimos a través de múltiples fuentes como la lectura, la escritura, la formación personal y profesional, las artes, etc., más distinciones podremos conquistar para comprender el mundo con una mirada diferente; para generar nuevos pensamientos y validar nuestras creencias, modificarlas o crear otras, para expresarnos diferente, para actuar bajo novedosas premisas y por consecuencia para generar acciones y hábitos que definirán quien es mi nuevo ser.

“Cada vez que distinguimos algo nuevo, ganamos un aprendizaje, ampliamos nuestro repertorio lingüístico, extendemos nuestra mirada del mundo, nuestra capacidad de acción”

2019 Alfonso Espinosa Serrano y Carla Zarlenga, Colección Be Coach, El Lenguaje

Alguna vez, hace mucho tiempo atrás me mostraron un símbolo chino, un ideograma, para explicarme que en ese idioma, la palabra «crisis» como nosotros la concebimos, no existe. 

¿Qué se te viene a la mente cuando decimos crisis? Probablemente está atada a emociones negativas. Hoy por hoy, la pandemia en la que estamos inmersos ha generado una “crisis global”, definida por problemas sociales, económicos, de salud, etc.  La misma Real Academia de la Lengua da siete significados a la palabra, de los cuales normalmente nosotros nos identificamos con:

“Situación mala o difícil”, o en el contexto político indican “Reducción en la tasa de crecimiento de la producción de una economía”, o en el contexto de salud lo denominan “Intensificación brusca de los síntomas de una enfermedad”. 

Pues bien, claramente podemos denotar que en estas tres definiciones nuestra lengua, el español, ata el significado de crisis a consecuencias negativas. Nuestras distinciones sobre este concepto nos llevan siempre a relacionar crisis con peligro, con efectos negativos, generando posiblemente ansiedad o miedo.

Así que, volviendo al símbolo chino, para ellos no existe la palabra “crisis” como tal.  Para ellos el símbolo en chino tradicional es el siguiente:

Traducido a nuestra lengua, este se conforma por dos palabras que nosotros las identificamos de la siguiente manera:

¿Qué quiere decir esto? Que, desde su distinción, en el lenguaje chino cuando ocurre un cambio profundo, un suceso con posibles consecuencias profundas, su mirada estará enfocada en cómo encontrar la oportunidad en dicha situación y sus pensamientos y acciones estarán alineados al momento crucial, a la toma de decisión para salir de esa amenaza o peligro. Esta distinción marca su forma de actuar. En lugar de paralizarse en el miedo, la ansiedad o la frustración, de inmediato los lleva a la valentía generando aprendizajes y oportunidades.  Sin irnos muy lejos, un ejemplo claro y reciente es la pandemia. China es el país que la originó y quien tiene la situación controlada. De hecho, sus vacunas ya están alrededor del mundo y siguen generando oportunidades para los suyos, alrededor de esta situación.

Entonces, te invito a pensar que significado le quieres dar a la palabra “crisis”. ¿Te animas a verla desde una nueva perspectiva?

Recuerda que siempre tendremos dos opciones.  De ti depende decidir cuál camino tomar, que pensamientos mantener, que acciones seguir y que hábitos alimentar.

¡Que hoy sea una verdadera oportunidad de vida para ti!

Ana Cristina de la Torre – Julio, 2021.